Dolavon, el pueblo de las norias

· 17 May 2019 ·
Categoría:
0 Comentarios

Se encuentra a 36 kilómetros de la ciudad de Trelew . Su denominación es de origen galés, Dolavon significa «curva» o «vuelta» del río, en referencia a la belleza de sus alrededores. Comúnmente se lo refiere como el pueblo de las norias.

Tiene sus bases de sustentación principalmente basada en la producción agrícola – ganadera, y como sus localidades hermanas también una rica historia desde la llegada de los Colonos Galeses hasta la actualidad.

Esta localidad se formó con inmigrantes de distintas nacionalidades que se asentaron en la zona, aunque en su mayoría eran descendientes de aquellos galeses que llegaron en el velero «Mimosa», alrededor de 1865.

La población se fue incrementando gracias a la importancia de las innumerables tropas comerciales. Pero tanto el Valle Superior como Tierra Salada (actualmente 28 de Julio), cobran una importante relevancia con la llegada del FF.CC.

Aquí se construyó el primer molino harinero dado al excelente trigo que se cosechaba en la región. El Molino de Dolavon es el único que queda en la zona del valle, creado a fines del 1800 funcionó hasta 1940, cuando por disposición del gobierno nacional se comenzó a subsidiar al trigo del norte del país, provocando la decadencia de los trigales patagónicos.

Hoy, convertido en museo y restaurante, se puede contemplar como continúa elaborando harinas, materia prima que es utilizada en el mismo restaurant.

En el año 1915 nace Dolavon, al realizarse el fraccionamiento de tres establecimientos rurales con fines poblacionales. En 1918, es creada la municipalidad, pero se toma como fecha de fundación, el día 21 de abril de 1919, que es cuando se pone en funcionamiento el primer Honorable Concejo Deliberante.

La localidad está atravesada por una de las numerosas zanjas o acequias de riego construidas por los galeses, conservándose aún una noria de esa época.

Los jóvenes copan la costa del canal y permanecen conversando, jugando y compartiendo alegremente en familia.

El pueblo de Las Norias, ubicado en el departamento chubutense de Gaiman y enclavado en el valle inferior del río Chubut, ofrece al visitante una porción de las ricas historias de inmigración. El lugar es la cuna de la inmigración galesa en la Argentina y propone un viaje de sabores, olores, relatos y religiosidad en el corazón de la Patagonia.

Otro de sus atractivos, es el “turismo por las capillas”. Estos edificios, de un estilo arquitectónico muy particular, fueron fundados por los colonos que profesaban el credo protestante, tal como hoy sus descendientes. Los galeses son un pueblo religioso, hasta tal punto que ellos mismos dicen que «cuando un inglés llega a un lugar, lo primero que construye es un negocio; un americano, una escuela; y un galés, una capilla».

Dovalon atesora retazos de historia de quienes forjaron los poblados del sur y quien visite la región podrá recorrer esta localidad semi rural, con vistosas calles, donde se conservan edificios centenarios, como la comisaría local, entre otros.

iChubut

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.