El nuevo parador de La Hoya convierte al centro de esquí en uno de los más sustentables del mundo

· 1 Oct 2019 ·
Categoría:
0 Comentarios

En 2018, en plena temporada alta, el fuego destruyó “La Piedra”, el parador que era una de las postales clásicas del centro de esquí de La Hoya. A partir de ahí, comenzó a gestarse el proyecto para construir un nuevo refugio para los turistas que visitaran la montaña, así lo informó el portal Todo Noticias en este trabajo especial.

“Para nosotros, además de un desafío, fue una gran oportunidad de pensar una construcción con procesos y materiales innovadores”, cuenta Matías Berrolini, arquitecto a cargo de la obra.

Además de la ubicación, a casi 1700 metros de altura, el principal desafío fue llevar a cabo la construcción en condiciones climáticas adversas. “A esta altura, hay vientos que llegan hasta los 140 km/h. y la temperatura puede llegar a los 10 grados bajo cero”, agrega Berrolini. Para transportar los materiales desde Esquel hasta el lugar de la obra, se fabricó un trineo especial de nueve metros de largo.

La obra comenzó el 10 de mayo del año pasado y contó con un equipo de 25 personas en la cima y 15 personas en los talleres.

El nuevo parador tiene capacidad para 250 personas y una arquitectura especialmente diseñada para resistir, por lo que se utilizaron materiales y técnicas orientadas a ese objetivo. Se construyó con paneles de doble chapa con poliuretano (el mismo material que se usa para las cámaras frigoríficas) para mantener la temperatura del interior.

En el exterior, la estructura es sólida pero mantiene elasticidad para resistir los golpes de viento característicos de la zona.

Otra de las mejoras que presenta es la eficiencia energética. Gracias a los paneles de poliuretano (que además son resistentes al fuego), su frente vidriado asegura el 80% de las calorías necesarias para calefaccionar el edificio durante toda la temporada. Los vidrios que permiten esto están hechos con una membrana de low-e (conocida como de baja emisibilidad térmica). Esto implica un importante ahorro de energía en calefacción.

Vale recordar que por su ubicación, La Hoya conserva la nieve durante mucho más tiempo. Es por esto que quienes todavía no lo hayan visitado esta temporada, tendrán en el fin de semana largo de octubre una última oportunidad de recorrer sus pistas y también el nuevo refugio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.